De buena gana yo bien quisiera




de buena gana yo bien quisiera

Toda mi alegría, molino en que gira mi ser.
Mi amiga, mi buena amiga, mi amante niña, mi compañera, quisiera contarle al mundo.
Te dirán que ser feliz Es vivir y confiar.
Animado por tantas bondades, le pedí novedades de Dios y le pregunté si lo había visto recientemente.Yo te diré que no tengo la llave Del paraíso y de un mundo mayor.Las estrellas brillarán, nuestro amor renacerá.También hablamos del universo, de su creación y su futura destrucción; de la gran idea del siglo, es decir, del progreso y de la perfectibilidad y, en general, de todas las formas de la infatuación humana.Si quisiera tratar de definir de algún modo la expresión singular de sus miradas, diría que jamás he visto unos ojos que brillaran más enérgicamente de horror al aburrimiento y del deseo inmortal de sentirse vivos.Te hiero en algo, mi compañera.Si no hubiera sido por el temor de humillarme ante una reunión tan grande, habría caído de buena gana a los pies de ese jugador generoso para agradecerle su magnificencia inaudita.A fin de compensar la pérdida irremediable que usted ha hecho de su alma, le doy la puesta que habría ganado si la suerte hubiera estado de su parte, es decir, la posibilidad de aliviar y vencer, durante toda su vida, esa extraña afección del.Sobre este tema, Su Alteza no paraba de hacer bromas ligeras e irrefutables, y se expresaba con una suavidad como regalar comida en fast food roblox de dicción y una tranquilidad en la gracia que no había encontrado en ningún otro de los conversadores de la humanidad.
Allí había rostros extraños de hombres y de mujeres marcados por una fatal belleza, que me como hacer regalos originales para san valentin parecía haber visto ya en épocas y países que me era imposible recordar exactamente, y que me inspiraban más bien una simpatía fraternal que ese temor que nace ordinariamente.
Nunca se creará en usted un deseo que yo no ayude a realizar; reinará sobre sus vulgares semejantes; estará abastecido de halagos y hasta de adoraciones; el dinero, el oro, los diamantes, los palacios fantásticos, vendrán a buscarlo y le pedirán que los acepte, sin.
Y tu risa de campana, mi amante niña y mi compañera.Fumamos largamente algunos cigarros cuyo sabor y perfume incomparables daban al alma la nostalgia por el país y las dichas desconocidas, y embriagado por todas estas delicias, me atreví a exclamar, en un acceso de familiaridad que pareció no disgustarle, y apoderándome de una copa.Y empiezo a cantar y al sentirme 'todas' los pajarillos saltan de las ramas y se hechan a volar.Yo estoy estudiando Ingenieria en sistemas, y la verdad que tenes que meterle mucha ganas.Lo que es tenerte la noche entera.Te diré que yo perdí Lo que dicen que es gana.Me explicó el absurdo de las diferentes filosofías que hasta ese momento habían tomado posesión del cerebro humano, y hasta se dignó a hacerme la confidencia de algunos principios fundamentales cuyos beneficios y propiedad no me conviene compartir con quien quiera que sea.Haz que el diablo mantenga su palabra!».Finalmente, cuando el alba estremecida empezaba a aclarar las ventanas, el célebre personaje, cantado por tantos poetas y servido por tantos filósofos que trabajan en su gloria sin saberlo, me dijo que usted guarde de mí un buen recuerdo, y quiero probarle que yo,.Mira, vs estudia lo que a vs te guste, podes estudiar una carrera como ingenieria y no te gusta y te va a ir mal.



El recuerdo de este célebre orador nos condujo naturalmente hacia el tema de las academias, y mi extraño comensal me afirmó que en muchos casos él no desdeñaba inspirar la pluma, la palabra y la conciencia de los pedagogos y que casi siempre asistía.
Ven amigo, ven conmigo, Y busca como yo, Como.


Sitemap