Va ganando scioli


Difícilmente haya una única respuesta.
La respuesta probablemente no sea única.El procedimiento en los Estados Unidos deja menos librado al azar: una Comisión de Debates Presidenciales es como presentar fotos para regalar la que los organiza desde 1987, de una hora y media sin cortes, con un único moderador que alterna entre preguntas a los candidatos y tiempo libre.En Brasil, en cambio, se el alegre payaso regalo globos convoca únicamente a los candidatos con mayor intención de voto y son las cuatro cadenas privadas (Globo liverpool hermosillo mesa de regalos TV, Record, SBT y Bandeirantes) las que organizan los debates, cada una con la duración y el formato que eligen libremente.Por lo general, los que resultan triunfadores de los debates (aceptando la lectura deportista que se hace de estos eventos) ya llegan mejor posicionados antes del enfrentamiento.Es el caso de Mitt Romney, quien se impuso en el enfrentamiento ante Barack Obama según los espectadores, pero fue derrotado por el candidato demócrata en las elecciones; o el caso de Mauricio Macri en 2007 (quién no recuerda la promesa de hacer 15 kilómetros.Más aún, teniendo en cuenta el enfoque triunfalista y pugilístico que se le suele dar a este tipo de eventos (se suele hablar de ganadores y perdedores y se lo analiza con parámetros símil deportivos).De oferta porque los incentivos políticos en Argentina funcionan con la lógica de que el que va ganando no tiene que debatir, porque entiende que tiene más votos para arriesgar que para ganar.
Cuál sería el modelo ideal en Argentina?
Los ven, aprenden de ellos, los usan, asegura.
Así todo, como aconseja Weinsteiner, es fundamental que la institución del debate sea acompañada de un arbitraje serio.Al pionero debate entre Dante Caputo y Vicente Saadi (1984 se le sumó el que protagonizaron Juan Manuel Casella y Antonio Cafiero (1987 Domingo Felipe Cavallo y Aníbal Ibarra (2001 y las experiencias recientes de los candidatos a gobernadores de Córdoba, Mendoza y Santa.Sin embargo, eso no equivale a decir que se mete en las mentes de las personas a la hora de decidir a quién votar sino que la información que sacan de estos eventos es valorable.Qué impedirá que el debate no se vuelva el centro de atención de los políticos y el principal trampolín a la presidencia, aún por sobre un buen plan de gobierno, un equipo experto de colaboradores o un sólido sustento partidario?En la mesa de negociaciones previa al debate, cada candidato intentará llevar agua para su molino.

En Estados Unidos, según Janet Brown, presidenta de la Comisión de Debates Presidenciales, las encuestas muestran que los votantes toman su decisión final basándose en los debates más que en otros hechos y el evento es lo más visto en la televisión norteamericana, a excepción.


Sitemap